Cofradía de Jaén

Tiene su origen canónico esta cofradía, en su actual configuración, en la reorganización efectuada en el año de 1931, en que por indicación de la Curia Diocesana se regularizó su situación, redactándose Estatutos el 20 de marzo de 1931, que fueron aprobados el 8 de abril del mismo año por el obispo D. Manuel Basulto jiménez.

HISTORIA

Fuente: Las Glorias de Jaén de Manuel López Pérez

No obstante, sus orígenes datan de la primera mitad del siglo XVI, aunque a través del tiempo tuvo periodos de inactividad y sufrió diversas reorganizaciones. Los estatutos por los que se rige en la actualidad fueron aprobados en 1988 basándose en las reglas de 1931. En la actualidad la cofradía tiene en proyecto la elaboración de unas nuevas ordenanzas.

Está establecida su sede en la parroquia de Nra. Sra. de la Merced, antiguo convento del mismo nombre, donde dispone de capilla propia.

La imagen actual, similar a la venerada en el Real Santuario del Cerro del Cabezo, es obra del escultor toxiriano, formado en Granada y Sevilla, José Miguel Tirao “Carpio (n. 1964) y fue bendecida el 16 de noviembre de 2002, realizándose con aureola de plata realizada en los talleres del orfebre josé Lara Rufete, de Martos. Conserva en su interior los elementos de la imagen anterior, que databa de 1948.

La cofradía, al igual que otras muchas extendidas por toda España, tiene con objetivo esencial participar en la memorable romería que cada año se celebra en el Cerro del Cabezo en Sierra Morena, el último domingo de abril.

Con este motivo. el jueves postrero de abril, se recibe solemnemente a la cofradía del pueblo granadino de Colomera, realizándose conjuntamente un vistoso pasacalle. Al día siguiente, las dos cofradías asisten en corporación, a primera hora de la mañana, a unos actos religiosos de antiquísimo ritual. En la Catedral participan en la Santa Misa, adorando después la reliquia del Santo Rostro. A continuación, visitan en su santuario de San Ildefonso a Nra. Sra. de la Capilla,
Patrona de Jaén. Y luego marchan a la ciudad de Andújar, donde se unen a los actos allí organizados, dirigiéndose ya al Cabezo, donde la hermandad dispone de una hermosa casa. Participan en los actos propios de la romería, ocupando el lugar correspondiente el 9º entre todas las cofradías españolas y el lunes regresan a Jaén haciendo su entrada en un vistoso y colorista desfile.

VIRGEN-DE-LA-CABEZA-DE-JAEN-ENTRONIZADA
Virgen de la Cabeza de Jaén

En las fechas precedentes a la romería, se celebra en la iglesia de la Merced un devoto quinario, a intención de los cofrades y familiares difuntos. Finalizan estos cultos con una procesión solemne por las calles del barrio.
Estos actos van precedidos de un pregón con el que, desde 1993, se convoca a los devotos a las fiestas.

A lo largo del año se celebran otros actos de culto, entre los que destacan frecuentes viajes al Santuario del Cabezo v Misas en sufragio de los cofrades difuntos.

Se mantiene comunicación con los cofrades por medio de un boletín anual cuya edición se inició en 1992. Se trata de una sugerente publicación en la que se ofrece amplia información sobre las actividades de la hermandad y distintos artículos sobre temas referentes a la Virgen de la Cabeza.

Las primeras noticias sobre la existencia de una cofradía dedicada a difundir en Jaén la devoción a la Virgen de la Cabeza datan del año 1526, fecha en que ocupaba el cargo de prioste Manuel López Cano, siendo hermano mayor José Hernández Cañada. A poco, en 3 de marzo de 1528, los rectores de la cofradía -]osé Espinosa Cañada, como hermano mayor y Manuel Cano Fernández, como prioste encargaron una imagen de cuyo coste se hizo cargo el hermano mayor, quedando depositada en la ermita de San Nicasio, en los ejidos de Belén.

La cofradía debió gozar de cierto predicamento en la ciudad pues hay constancia de que a ella pertenecieron los arquitectos Andrés de Vandelvira y Francisco del Castillo y el rejero Pedro Hernández.

Hacia 1540 se trasladó a la ermita de San Cristóbal. sita al final del jardín de la Alameda. en el espacio que hoy ocupa el Auditórium Municipal. Allí en 1548 se le hizo una buena capilla, en cuya construcción trabajó Cristóbal del Castillo, obra que fue posible gracias a una manda de 5000 maravedies que hizo Pedro de Rivero. Desde entonces aquel lugar comenzó a ser conocido por “las Peñas de Nuestra Señora”.

Para el cumplimiento de sus fines, aparte de los tradicionales “cabos de año” que abonaban los cofrades, se disponía de bienes propios, entre los que sobresalía un nutrido rebaño. La hermandad, además de costear sus fiestas y actos de culto propios y atender al entierro de los cofrades, llegó a disponer de un hospital con veintidós camas, abierto en una casa de la calle Maestra Baja.

Debió ser cofradía con desahogado patrimonio, pues tenía dotadas fiestas en las parroquias de San Ildefonso, San Bartolomé, Santiago, la Catedral y misas en el convento de San Francisco y ermita de San Nicasio.

Aparte de los actos específicos de la romería, se celebraba una fiesta el 8 de septiembre, teniendo lugar a continuación el cabildo general para elección de cargos. En aquel tiempo -décadas iniciales del siglo XVII- la cofradía de Jaén ocupaba el lugar núm. 68 entre todas las hermandades que asistían a la romería.
Lo solitario del lugar en que se hallaba enclavada la ermita y el jolgorio que aparejaba el preámbulo de la romería abriieña, dieron lugar a sonados escandalos públicos a los que no conseguían poner remedio ni la autoridad civil. ni la eclesiástica. lin tiempos del obispo D. Sancho Dávila, la Compañía de Jesús trabajó con inusitado celo por reformar las costumbres y dignificar el culto a la Virgen de la Cabeza, poniendo cierto orden en tanta relajación.

VIRGEN-DE-LA-CABEZA-DE-JAEN-ROSTRO
Rostro Virgen de la Cabeza de Jaén

Ello motivó que el obispo D. Bernardo de Sandoval y Rojas, de acuerdo con el Concejo, en octubre de 1625 cediese la ermita a los PP. Capuchinos, que allí abrieron su convento, con título de Nra. Sra. de la Cabeza, al que pronto el propio obispo agregó una casa hospedería que se reservó para sí. En el nuevo convento la cofradía celebraba sus fiestas el día primero de marzo y primero de septiembre.

Pero. aunque se estipulan cláusulas de garantía entre la cofradía y los capuchinos, tal dependencia no agradó a los cofrades que decidieron marcharse para no estar sujetos al control de los frailes.

Hacia 1648, la cofradía se traslada a la parroquia de San Ildefonso, siendo hermano mayor Rafael Ramírez, encargándose el efecto nueva imagen que costó siete reales y en cuya ejecución intervino Nicolás Chica Palomino.

En San Ildefonso la cofradía fue languideciendo y cayó en tal decadencia, que en 1669, cargada de deudas y acuciada por los pleitos, solo contaba con dos cofrades: Rodrigo Serra y Pedro Montoro. Pérdidas de ordenanzas primitivas , en 1670 Cristobal Morales fundó una nueva cofradía que no tuvo gran aceptación y en 1678 dejó de asistir a la romería del Cabeza, extinguiéndose a poco.

En 1732, a iniciativa de Matías de Luna, volvió a reorganizarse, redactándose nuevos estatutos, regulados en nueve capítulos, que fueron aprobados el 30 de abril de 1733 por el obispo D. Manuel Isidro Orozco Manrique de Lara, adoptando el título de “Devota Cofradía y Santa Hermandad de Esclavos de la Soberana Reina y Señora Nuestra de la Cabeza”, volviendo a establecerse en el convento de capuchinos, según concordia estipulada entre el P. Guardián, Fray Félix de Prieto y el gobernador de la cofradía Luis Rivero.

Esta nueva hermandad costeaba los entierros a los cofrades, aplicándoles además doce Misas. Mayoritariamente estaba formada por gentes humildes, 11… aunque limpios de sangre) vil oficio o ejercicio…”, no admitiéndose personas de cierta relevancia, a ser posible, pues la regla cuarta disponía que “si algún eclesiástico o caballero secular pretendiera incorporarse y sentarse por hermano, sea admitido, pero con calidad)! condición de que no han de tener cargo ni empleo alguno en nuestra cofradía…”, salvo los eclesiásticos que podían desempeñar el cargo de enfermero.

Los cofrades habían de hacer voto de defender el misterio de la Inmaculada Concepción de María y abonar siete reales y medio de cuota. La junta de gobierno se componía de gobernador, teniente, tres alféreces, seis consiliarios, dos fiscales, dos alcaldes, secretario y teniente-secretario. Entre los hermanos sacerdotes se elegían dos capellanes y dos visitadores de enfermos.

VIRGEN DE LA CABEZA DE JAEN TEMPLETE FLORESPara recaudar fondos se designaban “hermanos visitadores” que recorrían el término municipal solicitando limosnas preferentemente en especie- a los labra-dores. También en ocasiones se requirió autorización para celebrar alguna corrida de toros en la plaza del Mercado. Se asistía a la romería y para dar ejemplo de humildad, la cofradía de Jaén ocupaba el lugar mas ínfimo, yendo ves-tidos los cofrades con roquetes o albas blancas, luciendo dos estandartes, uno de damasco encarnado y otro de un tejido denominado “colina” en color rojo y blanco, además de dos grandes banderas. La Junta portaba cetros de madera, dos de ellos coronados con una pequeña imagen de la Virgen.

La cofradía organizaba una bullanguera caravana, muy nutrida de caballerías y carros, dirigiéndose al Cerro por el Cortijo de las Cuevas, Fuerte del Rey, La Cañada, Peñón de Zafra, Higuera de Arjona, Villanueva y Andújar. En la subida al Cerro se llevaba una gran tienda de campaña de lienzo embreado y “de altura crecida y desproporcionada”, engalanada con banderolas y flámulas de alegres colores, que servía para cobijo de la hermandad y un arca de pino con tres llaves donde portaban los enseres precisos para celebrar la Misa y un frontal de seda para engalanar el altar. Los años en que no era posible acudir al Cerro por alguna incidencia, la fiesta se hacía en el convento de capuchinos.

A partir de 1757 volvió a caer en decadencia, si bien siguió activa en San Ildefonso, al menos hasta 1772, fecha en que el Consejo de Castilla prohibió que las cofradías acudiesen al Cerro, propo-niendo su disolución. Luego volvería a reactivarse, celebrando para ello un cabildo general el 9 de junio de 1789, elgiéndose por hermano mayor, el 29 de junio siguiente, al escultor Mateo de Medina.

Desorganizada con motivo de la Guerra de la Independencia, en que el convento de capuchinos fue desmantelado, los escasos cofrades se fueron a la ermita de San Roque, hasta que, en 9 de febrero de 1822, el hermano mayor To-más del Salto, solicitó volver al convento de capuchinos.

A finales del XIX volvió a recuperarse, alcanzando cierto brillo en la última década del siglo en que era hermano mayor Javier Lara López. En 1891 las monjas de Santa Clara bordaron el gallardete y al año siguiente se adquirió una imagen. En 1897 se compró en Córdoba, a Rafael García Serrano, un cetro para el hermano mayor.

Esta etapa la cofradía, como ocurriría con otras muchas hermandades de Gloria, prácticamente carecía de organización formal. Su constitución era similar a lo que hoy denominamos “grupos parroquiales”. Apoyados en la tradición familiar, algunas familias se constituían cada año en “cofradía” designando un hermano mayor, que con algunos colaboradores se ocupaba de organizar la subida al Cabezo y celebrar los actos de culto en Jaén, pero todo reducido a la cita puntual de abril pues luego, durante el resto del año, la actividad cofrade era prácticamente inexistente.

En agosto de 1924 la cofradía quedó radicada en la parroquia de San Bartolomé, de donde el 12 de febrero de 1931 se trasladó al convento de la Merced, a la sazón regido por los Padres Claretianos. Fue con estos momentos cuando el obispo D. Manuel Basulto impulsó la cons-titución formal de la cofradía, regularizando su situación jurídica y canónica, aprobando sus Estatutos en 8 de abril de 1931.

Como el entusiasmo era grande y se experimentó un notorio incremento en los cofrades, se encargó al arquitecto D. Luis Berges Martínez la redacción de un proyecto -en 21 de marzo de 1931- para levantar en el Cerro casa para la cofradía, con el fin de que los hermanos pudiesen acomodarse dignamente cuando acudieran al Santuario. Destruida en el asedio del Santuario durante la guerra civil, se recuperó su titularidad en 1958, siendo hermano mayor Juan Torres Olivera.

Suspendida temporalmente la actividad con motivo de la guerra civil, en 1944 volvió a tomar nuevos bríos, siendo hermano mayor Rafael Medina Mesa, a cuya iniciativa se abrió suscripción para hacer altar a la Virgen de la Cabeza en el templo de la Merced, obra que se bendijo en el mes de octubre. En 1948, el teniente coronel de la Guardia Civil D. Luis Marzal Albarrán, donó nueva imagen, siendo hermano mayor Alfonso Martínez Vega. Del exorno de la imagen se ocupó la camarera Da Librada Jiménez, de Mollinedo, que donó el ajuar. La imagen se bendijo en 16 de abril.

Desde entonces la cofradía mantuvo un cierto protagonismo entre las hermandades de Gloria. En abril de 1970 se reformó la casa de hermandad mejorándose sus instalaciones. Años mas tarde, en 1997 volvería a ser objeto de mejoras. A partir de la década de los noventa la cofradía inició una profunda reactivación, actualizando sus antiguos usos y costumbres y mejorando sensiblemente su patrimonio y ajuar, acuñándose una medalla-distintivo diseñada por Rosario de la Chica, que se lleva pendiente de un cordón morado entrelazado con hilo de oro. Para acompañar los actos se creó un coro. En 1995 la cofradía se hermanó con la popular cofradía de “los Estudiantes”. Desde 1996 comenzó a procesionar por las calles de la ciudad la imagen de la Virgen de la Cabeza que fue renovada en octubre de 2002.

IMAGEN

 

Virgen de la Cabeza de Jaén imagenFoto de Diego Higueras Alarcón

ENSERES

ESTANDARTE

Con formato tipo gallardete, es uno de los mas antiguos y esta bordado en seda.

Virgen de la Cabeza de Jaén estandarte

MANTO

Virgen de la Cabeza de Jaén manto

Manto Virgen de la Cabeza de Jaén estrenado en 2017
Manto Virgen de la Cabeza de Jaén estrenado en 2017

CORONA

Virgen de la Cabeza de Jaén corona

MEDALLA

VIRGEN-DE-LA-CABEZA-DE-JAEN-MEDALLA
Medalla cofradía de Jaén

BANDERAS

CETROS

Cetro Virgen de la Cabeza Jaén
Fotografía de Santi Suárez

GUIÓN DE CAMINO

GUION-DE-CAMINO-VIRGEN-DE-LA-CABEZA-JAEN

COFRADÍA DE JAÉN EN EL SANTUARIO

CASA

casa-cofradia-de-Jaen

SITUACIÓN

 

SEDE CANÓNICA

REDES SOCIALES

FACEBOOK