Coronas

Corona Canastillo – Recoronación

Corona Virgen de la Cabeza oro

Sobre su benditas sienes descansa una corona en forma de canastillo, esta corona se realizó en 1960 para restituir la corona perdida durante la Guerra Civil.

La recoronación fue el 22 de Abril de 1960, se realizó un acto para la imposición de la nueva corona en los Jardines de Colón de Andújar. La madrina de dicho acto fue Carmen Polo, esposa del entonces Jefe del Estado (el general Francisco Franco), siendo oficiado por el Arzobispo de Granada y por el Obispo de Jaén.

RECORONACIÓN DE LA VIRGEN DE LA CABEZA 1960

Las corona de la Virgen, del niño Jesús y el rostrillo fueron diseñadas por el artista González Orea, confeccionadas las piezas por el orfebre Cordobés Don Manuel Aumente con oro de 20 quilates y un peso total de 1330 gramos. Aparecen esmaltados los escudos de Andújar, Colomera, obispado y orden Trinitaria.

La pedrería está constituida por 1220 brillantes finos, plantas y 350 diamantes rosas, 96 diamantes finos 123 rubíes orientales, 26 esmeraldas, 12 amatistas, 240 zafiros azules de Zeilan y 254 perlas finas.

La orla aparece cuajada de brillantes así como las ráfagas que respaldan los símbolos, el aro de la bola que remata la imperial y la paloma que representa al Espíritu Santo.

CORONA DEL CENTENARIO

campaña corona Virgen de la Cabeza

CRONICA DEL PROYECTO, articulo de la revista Mirando al Santuario:

Entre las nuevas y actuales generaciones de Cofrades existe un gran interés por las referencias gráficas o documentales de la antigua Imagen de la Virgen de la Cabeza por su escasez y por el misterio que siempre rodea estos temas, sobre todo su Coronación Canónica en el 1909, hecho este sobre el cual no existían apenas publicaciones hasta el pasado año del Centenario 2009.

Nuestra Virgen de la Cabeza se coronó con una corona de oro muy rica y sobre todo muy peculiar puesto que su forma y su composición la diferenciaban de todo lo que se hacía por el momento. Desgraciadamente en 1937, en plena Guerra Civil, se produjo la desaparición de la corona, más de 70 años después de aquella desafortunada “perdida”, tanto para el patrimonio de nuestra Ciudad, como para nuestra religiosidad popular, nuestra Virgen de la Cabeza merecía,  por justicia histórica, que otra vez sus devotos, con su esfuerzo, le devolvieran lo que nunca debió perderse.

Existen muy pocas fotografías de esta corona. La primera vez que pudimos ver esta presea fue en una foto proporcionada por José Antonio López, donde no se apreciaba su forma real pero luego pudimos ver unas fotos de los años 20 donde se observa mucho mejor la corona y sobre todo su forma y su composición de imperiales grandes y pequeños de perlas que la hacían tan diferente, distinguiéndose en el frontal el escudo de la ciudad de Andújar de tamaño considerable.

Algo fundamental para la realización del proyecto fue, sin duda, el acta notarial que conservaba Alfredo Fernández en la que el perito joyero Emilio Briones Calzado hizo ante notario una descripción de la corona de la época con gran detalle técnico sobre su composición en cuánto a piedras, así como pesos totales de cada uno de los elementos que componían el juego, ofreciendo datos fundamentales para asegurar que las fotos que poseíamos eran verdaderamente la corona de la Coronación. Estas fotografías fueron la base de partida para definir la forma y diseño del nuevo proyecto de Corona para nuestra Santa Madre.

En el año 2007, el artista Pedro Palenciano con motivo de la realización del cartel de romería de ese año, se basó en estas fotografías para la realización del mismo. El motivo principal del cartel era la imagen de la Virgen de la Cabeza, pero adaptando unos primeros diseños de lo que en un futuro se convertiría en diseño definitivo, motivo y objeto de esta comisión. Esta acción supuso un guiño para los cofrades y devotos de María Santísima con el fin de algún día devolver la imagen que la Virgen de la Cabeza tuvo en su Coronación de 1909.

ELABORACIÓN DEL DISEÑO

Antes de empezar con la comisión lo primero era tener un diseño claro de la corona ya que las pocas fotografías no nos dejaban ver claramente la obra, Pedro Palenciano se encargó, antes de nada de elaborar dicho dibujo que como hemos mencionado antes ya había sido plasmado en su cartel de la Romería.

La idea fundamental de este proyecto era devolver a la Virgen la corona de oro de su coronación perdida, por lo tanto a la hora de hacer el diseño se intento, en la medida de lo posible, no dar margen a la creatividad. No consistía en hacer una corona nueva de diseño, sino una réplica lo más parecida posible a la antigua, pero la dificultad del proyecto radicaba principalmente en el diseño del rostrillo, al ser este un elemento que enmarca la cara de la virgen y puede provocar un cambio agresivo en la iconografía que estamos acostumbrados a ver en la época actual. Un rostrillo inapropiado podría desvirtuar totalmente la belleza de todo el conjunto.

La corona de la Virgen estaba bastante clara en las fotografías y bien detallada su composición en el acta notarial de 1936. Se trataba de una corona cerrada de 16 imperiales. 8 grandes decorados con acantos más un óvalo con las letanías y 8 pequeños formados exclusivamente por perlas, lo que la hacía muy peculiar. En el frontal aparecía el escudo de la Ciudad de Andújar sobre el águila de brillantes (de un tamaño considerable), cual fuera símbolo de San Juan, que siempre ha aparecido en el escudo de la Ciudad, incluso mucho antes de la Guerra, tal y como demuestra este caso. Estos elementos son soportados por un tambor muy elevado de acantos coronados de formas barrocas, y todo ello decorado con una magnífica profusión de piedras preciosas. El diseño de Palenciano se ciñó rigurosamente a la composición general de la corona, naturalmente la decoración de los acantos tuvo que ser a su criterio por no tener fotografías de detalle de la original. El escudo de la ciudad de Andújar se redujo ligeramente de tamaño y se dispuso en la parte trasera el escudo de la Real Cofradía Matriz.

La corona del niño era de un tamaño mucho más grande del que estamos acostumbrados a ver en la actual imagen, hecho éste dado por la separación mayor del niño a la madre, por lo tanto habría que reducir el tamaño de esta corona para que se integrarlo en la composición. El diseño de esta pequeña corona sería muy similar a la principal, formándose por el mismo tipo de imperiales de roleos y perlas para conjugarla e integrarla.

El rostrillo original estaba formado principalmente por unas flores muy grandes y circulares engarzadas con roleos y de un tamaño desproporcionado para la imagen. Era totalmente macizo sin calados ninguno y creíamos que rompería demasiado con la estética del momento, por lo tanto se tomo la decisión de cambiar un poco el diseño para hacerlo más aéreo siguiendo la composición de flores y roleos pero incluyéndoles ráfagas y claro esta, se caló para dar un aspecto más delicado a la vez que proporcionado a la cara de la Virgen.

CREACIÓN Y DESARROLLO DE LA COMISIÓN

La Cofradía, recién salida de unas elecciones, enfrascada en sus problemas internos y teniendo que preparar desde cero los preparativos del centenario, dio a entender que no haría suyo nuestro proyecto puesto que ya se había emprendido un proyecto para la Virgen que era la realización de un manto conmemorativo muy significativo.  Algunos cofrades hablaban sobre que la conmemoración de la coronación sin una corona no tenía sentido y por lo menos se tenía que dar a los devotos la oportunidad de decidir si querían hacer o no el proyecto.

El primer paso real fue en la romería de 2008 que comentando el cartel del año anterior Alfredo Fernández y Pedro Palenciano, decidieron hacer un dosier de cómo podría formarse la comisión y de las gestiones que eran necesarias para plantear el proyecto, siempre dentro de la Cofradía, haciendo una comisión oficial (según estatutos) y claro esta como sugerencia a los cofrades, a desarrollar durante todo el año jubilar. El citado dosier fue elaborado durante el verano de 2008. En este dosier se incluían instrucciones y bases para el procedimiento de realización, tales como diseño artístico, costes económicos, modo de financiación del futuro orfebre, gestión de donativos, previsión frente a posibles contingencias o conatos en caso de tener que desistir del proyecto, promoción en medios de comunicación, fechas de objetivos de cada una de las etapas del proyecto, etc…, el considerable trabajo desarrollado en la confección de este dosier ha tenido una gran importancia ya que marcó el buen quehacer y funcionamiento de la Comisión Pro-Corona 2009, denotando las bases, organigramas y procedimientos para que el resultado final de la gestión fuese totalmente transparente y fructífero.

De entre los diversos posibles orfebres propicios para la materialización de los diseños, se optó por el presupuesto emitido por el Joyero-Orfebre codobés Manuel Valera Pérez al ser éste bien conocido por sus trabajos ricos en detalle y perfectos acabados, así como facilitar a esta comisión en todo momento información sobre su realización, instrucciones y buenos consejos.

Todo el proyecto se debería sufragar por medio de donaciones particulares de la misma forma que se hizo en el 1909 y como se hizo la Recoronación en el 1960, sobre todo porque el verdadero valor que contenía el proyecto, además del valor material e histórico, eran los miles de sentimientos que serían depositados por los Cofrades y devotos mediante sus donaciones, haciendo suyo, de ellos, la verdadera razón de esta Comisión.

Para conseguir el mayor numero de donativos había que preveer de manera muy tangible la seguridad de sus donativos y la transparencia del sistema, por lo tanto, ese era “a priori” el aspecto mas importante que tendría que asegurar las ofrendas de los devotos, sistema que pasaremos a detallar más adelante y es motivo fundamental de esta publicación.

Naturalmente, para hacer realidad el proyecto tendríamos que hacerlo llegar al mayor número de personas posible basándonos en una gran campaña mediática a niveles considerables.

La primera acción real de la Comisión fue la elaboración de una página web que hizo desinteresadamente Paco Toribio y que subvencionó su alojamiento la Cofradía. Esto facilitó que mediante internet se diera a conocer el proyecto. Esta página sería posteriormente la encargada de facilitar que los devotos pudieran seguir a tiempo real el destino de sus donaciones. Reseñar en este punto, que de ningún modo la publicación de los donantes tenía un sentido competitivo ni ostentoso, sino de dar razón y certificación a cada uno de los donantes de que su aportación había sido recibido plenamente por la Comisión Pro-Corona y constaba en las actas de recepción, que posteriormente eran publicadas en dicha página web.

La comisión fue fundada inicialmente por Alfredo Fernández y Pedro Palenciano al margen de la cofradía pero con el apoyo de esta, contó desde un principio con colaboradores y futuros miembros de la Comisión. Agradecer enormemente a José Pedrajas su incalculable esfuerzo desatinado y incesante en hacer llegar continuamente a todos y cada uno de los medios de comunicación, redes sociales, entidades, etc., información puntual sobre los trabajos de la Comisión. Miguel Martínez se encargó de desmontar y fundir desinteresadamente todas las joyas donadas en su taller de joyería y también formaron parte de la comisión Pilar Pérez en las labores de desmonte de piezas, recogida en la sede de la Cofradía y pesado del oro junto con Ana Laguna.

Otra de las ideas que tuvo la comisión fue la de sufragar el coste de realización de la corona del niño por los niños de Andújar para que fuera una donación de todos ellos y dentro de la organización de la Romería infantil. Para tal fin se hizo incluso un logotipo que diseño Pedro Palenciano Ruiz y se tuvieron conversaciones con mucho tiempo de antelación con la directora del colegio encargado de organizar el acto y se llegó al acuerdo de sugerir a los niños sus pequeños donativos y que, como la Virgen estaría en Santa María el día de la Romería infantil, la comisión colocaría unas huchas y los niños podrían dar sus pequeños donativos allí. Esta iniciativa se extendió a todos los colegios, también a modo de sugerencia. Fueron muchos los donativos obtenidos y gracias a esta iniciativa la corona del niño fue sufragada por todos los niños de Andújar.

DESARROLLO MEDIATICO

Hemos querido hacer un apartado especial para comentar el apoyo de los medios de comunicación, puesto que no hubiera sido posible la realización de la corona sin el apoyo de algunos medios locales y provinciales.

Era importante llegar a cuanta más gente mejor y sobre todo en el menor tiempo posible puesto que el proyecto se hizo con la intención de hacer la corona durante todo el año jubilar y asi tener un plazo holgado para conseguir todo el oro necesario y dinero suficiente para tal fin. De todas maneras la comisión decidió ponerse como meta a priori, (con cierto escepticismo), el conseguir hacerla para imponerla en Abril, en el pontifical de celebración del centenario.

Para su difusión, se preparó una campaña en la que se hablara del proyecto en todos los medios, enviándose notas de prensa o comunicados, se concertaron entrevistas casi todas las semanas que posteriormente eran publicadas en prensa escrita, radio y Televisión.

Naturalmente no fue igual en todos los medios, tenemos que reconocer la labor IMPORTANTÍSIMA de Radio Andújar que desde el primer momento apoyaron esta iniciativa y de Canal 45 que nos ofrecieron en distintas ocasiones sus instalaciónes para emitir en programas con el objeto de difundir el mensaje de devolver la Virgen su antigua corona. Por desgracia, vimos también una aptitud contraria en otros medios locales que incluso aludían al derroche que, según ellos, suponía este proyecto, pero nunca contaron que era un proyecto particular de devotos a nivel privado y de manera voluntaria, incluso tampoco se tuvo en cuenta que las dos ocasiones, en el pasado, que Andújar le ha hecho grandes preseas a la Virgen eran épocas mucho más complicadas que la de ahora.

Nunca podremos agradecer lo suficiente a estos dos medios su colaboración con la comisión. Era algo muy especial para nosotros comprobar que cada vez que se hacía una intervención, los puntos de recogida de oro recibían muchas más donaciones. Les damos las gracias ya que fueron nuestro punto de apoyo para conseguir que se recogiera la cantidad suficiente en tan solo dos meses y milagrosamente poder tener realizado nuestro empeño en el mes de Abril de 2009.

Hay que hacer una mención especial nuevamente a José Pedrajas que se encargaba de mandar las notas de prensa incluso a medios de difusión nacional y que posteriormente obtuvo su resultado en documentales y programas especiales que sirvieron también para difundir la Romería y el Centenario.

LAS DONACIONES

Dentro del contenido del dosier principal de desarrollo de la Comisión, se contemplaba el posible problema que podía existir en cuánto a la financiación económica para el pago de la hechura o mano de obra del orfebre, así como la compra de las diferentes piedras preciosas necesarias. Este planteamiento era fruto de nuestro convencimiento de no utilizar nunca el oro donado para estos fines, ya que esas donaciones de metal únicamente debían utilizarse para conformar la corona en si misma y no para convertirlo en moneda de pago. Se contempló que la Cofradía asumiera los gastos de este tipo, pero no fue posible al estar la Cofradía plenamente inmersa en los numerosos gastos originados con motivo de las celebraciones del Centenario y Año Jubilar.

Para solucionar este inconveniente, la Comisión ideó un sistema de donativos en efectivo denominados “especiales” de los que mas adelante hablaremos.

El coste del material de oro final necesario para realizar las distintas piezas de la corona era el más importante del proyecto, para lo que se requería aproximadamente 2,5 Kg. de oro. Esta cantidad de metal sería recaudado mediante un sistema de donación de piezas de oro. Alfredo Fernández desarrolló un sistema y procedimiento que supuso gran parte del éxito de la comisión para la correcta recepción de los donativos. Se consiguieron unos sobres de seguridad no manipulables. Cada sobre, disponía de una solapa-resguardo, con numeración correlativa tanto en bolsa como en matriz e Incluía además impreso la descripción del objeto y el nombre del donante, si era su voluntad.

El donante podía elegir indistintamente si prefería mantener anónimamente su identidad como también el objeto donado. Lo sobres para donación fueron enviados a las diferentes Cofradías Filiales, así como a Peñas, Asociaciones además de los respectivos puntos de recogida oficiales y la sede de la Real Cofradía Matriz.

A la recepción de cada “sobre donativo“, se proporcionaba al donante una tarjeta conmemorativa en agradecimiento de la Cofradía Matriz por tan digna colaboración histórica, con el numero de donativo, la fecha y la descripción de lo donado.

También el sistema de recogida del oro en los establecimientos se dio a conocer para que se tuvieran la máxima seguridad. Dos personas de la comisión debidamente acreditadas recogían los sobres y firmaban un acta de retirada, estos sobres junto con su acta correspondiente eran llevados a la sede de la Cofradía. Cuando había un numero de sobres importante se abrían en presencia de tres miembros de la comisión como mínimo, se pesaba todo por separado y se iban detallando en un nuevo acta general que quedaba adherida a las actas individuales de cada punto de recogida de esa remesa o lote. Finalmente, este acta general quedaba firmada por los presentes y a continuación se remitían al administrador de la página web para su publicación.

Este sistema fue el que dio la suficiente claridad y trasparencia a la comisión y generó la suficiente confianza a las personas que quisieran donar algo, teniendo la seguridad absoluta de que su ofrenda sería utilizada por completo en la corona.

Fueron muy importantes los establecimientos que desde el principio apoyaron el proyecto dando la opción a los devotos a dejar sus donaciones en sus tiendas durante sus horas de trabajo y de forma desinteresada:

ESTABLECIMIENTOS EN ANDÚJAR: Joyería Molina   C/ San Francisco nº  11, Joyería Rey   C/ doce de Agosto nº  2, Joyería Emilio Briones   Plaza de la Autonomía, 2, Taller de Joyería Miguel Martínez C/ Emperador Trajano, 1

ESTABLECIMIENTOS FUERA DE ANDÚJAR: Artesanías San José en LINARES, Papelería lozano en MARMOLEJO, Joyería Ruiz en BAILÉN, Joyería Migal en ARJONILLA, Joyería Decorjoya en La Higuera

Después de registrar en el acta general cada donación, se agrupaban todas las alhajas en una caja común para ser llevadas al taller de Miguel Martínez donde él separaba lo que no era oro, de lo que si servía y se procedía al desmontaje de las piedras y perlas del oro de manera manual y también en presencia de, al menos, tres personas de la Comisión. Posteriormente, el oro resultante se fundía en un crisol pequeño formándose unos pequeños lingotes circulares de oro de 18 quilates, después de este proceso en el taller de Miguel se firmaba también un acta de lo realizado para que siempre hubiera responsables de cada acción.

Estos lingotes de oro redondos se tenían que llevar personalmente a un laboratorio de Córdoba para ser depurados, puesto que al orfebre solo se le podía proporcionar oro de 24 Quilates para él hacer la aleación necesaria. Este paso se garantizaba por certificaciones emitidas del laboratorio encargado de llevar a cabo el afinamiento del metal.

Respecto a las donaciones económicas que contribuirían a sufragar la compra de piedras, se ideó un sistema de donación peculiar, se le pondrían nombres a las gemas más significativas y se daría la opción a los devotos de sufragar el coste de algunas en especial como por ejemplo los cuatro zafiros del rostrillo, al ser azules se le pusieron los nombres de Rio Guadalquivir, Rio Jándula, arrollo del Gallo y arrollo del Membrillejo. Nuestra gratitud a todos aquellos que facilitaron esta dificultad.

Para sufragar el costo de la realización de la corona es necesario pagar al orfebre que se encargaría de llevar a la realidad este proyecto de restitución a la Virgen de su antigua corona y para este fin se ideo un sistema de donaciones de dinero en metálico por el cual se pagaría la totalidad de obra de arte a la que nos enfrentábamos.

Este sistema consistía en dividir las partes más importantes de la corona poniéndoles un precio, para que así los donantes pudieran participar en la corona de una manera más directa y significativa, porque el donante que quisiera podría tener la oportunidad de grabar en la parte trasera de cada pieza el nombre de la familia, Cofradía o Peña que donara esa pieza, y así poder formar parte mucho más directa de la Corona.

De esta manera toda familia o colectivo que haga un donativo, sabrá que la parte donada estará realizada de manera real por esta persona.
LOS DONANTES

Los verdaderos protagonistas de llevar a la realidad esta restitución histórica fueron todos los devotos de la Virgen de la Cabeza que con sus donaciones  hicieron posible la ejecución de la corona. Desde esta Comisión Pro-Corona les damos las gracias a todos porque gracias a ellos el sueño de unos pocos cofrades se convirtió en el sueño de todos ellos y fueron ellos los que en realidad formaron esta comisión.

También por otra parte sorprendió la ausencia total de colaboración de la Orden Trinitaria, los hermanos mayores o la diputación como tales, incluso también la poca colaboración de las peñas romeras y las Cofradías filiales influenciados por ciertas campañas de desprestigio orquestadas desde el Santuario. Nunca llegaremos a comprender esta aptitud contraria al mejor regalo a una madre.

Destacar la aptitud constructiva del Excmo. Ayuntamiento de Andújar, especialmente al entonces Concejal de Cultura y Festejos, Rafael Toribio, que ante nuestra propuesta de financiar la hechura del escudo de la Ciudad, respondieron fielmente a su promesa realizando la donación de dicho importe cuando mas falta nos hacía para continuar con nuestro trabajo.

La premura del tiempo para recoger el oro fue importante y se dieron circunstancias anecdóticas como una persona que vino hasta Andújar en motocicleta lloviendo desde Mengíbar, para poder hacer entrega de un pequeño anillo de su padre fallecido que tenía un interés enorme en que formara parte de la corona de la Virgen. Esta anécdota describe totalmente el sentimiento de los donantes y el sentido de esta Comisión, que algo de ellos o de sus padres o familiares formara parte de la Virgen. Pocos proyectos unen tanto a nuestra Virgen de la Cabeza con sus devotos.

EL PROCESO DE REALIZACIÓN DE LA CORONA

Cuando se toma la decisión de hacer la corona ni mucho menos pensábamos que se haría para la Romería del Centenario, teníamos un plazo más, que sería para la llegada de la Virgen a Jaén en el mes de Noviembre o incluso como último plazo nos planteábamos hacerla durante todo el año jubilar y ponérsela a la Virgen en la Romería de 2010 como clausura del Año Jubilar. Pero lo cierto es que teníamos la esperanza de poder adelantar estas fechas y  terminarla para el pontifical en Abril de 2008. Como la respuesta popular fue tan desbordante todo se aceleró de manera vertiginosa y esta improbabilidad se convirtió en una realidad.

El primer paso del proceso material de realización de la corona fue, teniendo ya el diseño artístico de Pedro Palenciano y al orfebre Manuel Valera que nos mostro una gran ilusión por el proyecto, adaptar lo diseñado a las medidas reales de la imagen y convenir la parte técnica en cuanto a hechura, sujeción, ergonomía, etc., para lo que era necesario tener la máxima precisión posible porque de lo contrario, cualquier error de medidas podría provocar en un futuro posibles daños a la imagen al estar el rostrillo separado por tan solo un milímetro alrededor del óvalo que forma la cara de la Virgen. Para ello, solicitamos por medio de la Cofradía una prueba a puerta cerrada de una maqueta del conjunto a tamaño real, en el Santuario donde llamamos al Manuel Valera que tuvo la deferencia de desplazarse desde Córdoba hasta el Santuario para la prueba el día 19 de Febrero de 2009 . En aquel día la colaboración del Rector del Santuario, el Padre Domingo, no fue la más acertada y no se pudo comprobar prácticamente ninguna medida, ni de los imperiales de la corona de la Virgen, ni del rostrillo y sobre todo la corona del niño. Por lo tanto tuvimos que hacer toda la corona basándonos en las medidas del juego de coronas de la Recoronación y suponiendo las restantes.

El contrato con Manuel Valera fue firmado en Cordoba por Jose María González en presencia de Pedro Palenciano y Alfredo Fernández día 3 de febrero de 2009 comenzándose al día siguiente su hechura. El trabajo se interrumpió un poco más adelante por la falta de pago puesto que los donativos de oro fueron los primeros en recogerse pero los donativos económicos fueron más tardíos, esto hizo que creciera el nerviosismo dentro de la comisión por la premura del tiempo. Pero, como si fuese la voluntad de la Virgen, en poco tiempo obtuvimos el dinero necesario para proseguir nuestro empeño.

El proceso de realización del orfebre fue a grandes rasgos el siguiente. Primero realiza los cientos de piezas que componen las coronas en cera  para luego fundirlo con el oro que se le proporcionaría, pero el primero que se facilito fue para el tambor de la corona de la Virgen y el Niño que tenía que ser de 22 quilates puesto que estas partes fueron repujadas y se necesitaba que el metal fuera más blando. Después de que las piezas estuvieran ya fundidas se hace el montaje con unas soldaduras de gran precisión y fortaleza donde se tenía que estudiar muy bien el sistema de apertura para atornillar la corona y cuando estaba todo montado se le pasaba a los engastadores para que montaran las piedras.

rostrillo Virgen de la Cabeza

La corona se empezó a realizar y se dejó la elección de las piedra preciosas para más adelante dependiendo de los donativos de los devotos. En principio, teníamos claro que nunca podríamos hacer una corona de la misma calidad que la antigua puesto que en el acta notarial que nos la describía decía que se trataba de una pieza muy rica en pedrería y perlas, que tenía una gran cantidad de brillantes rosas y creímos que se refería al color, se pregunto por la coste de dichas piedras y comprobamos que ese tipo de gemas eran las más caras y no podríamos nunca hacer frente al coste de las mismas por lo tanto se hizo un estudio de las piedras y las perlas para que fueran dignas del proyecto sin desmerecer una joya en oro como la que planteábamos y pudieran ser sufragadas por los donantes.

Se pudieron comprar las piedras y se consiguió milagrosamente el suficiente oro para llevar a cabo la corona en el tiempo mínimo que nos planteábamos.

Cada una de las piezas que componen la corona, lleva grabado en su reverso el nombre del donante que la hizo posible. Del mismo modo, esta comisión dio instrucciones al orfebre para grabar frases que hacían alusión a las que contenía la corona original perdida. En el puente de sujeción de la corona de la Virgen se inscribió: “REALIZADA POR SUSCRIPCIÓN POPULAR EN EL AÑO 2009 CON MOTIVO DEL CENTENARIO CORONACIÓN CANÓNICA 1909”. De igual modo, en la de menor tamaño se constató lo siguiente: “REALIZADA POR SUSCRIPCIÓN POPULAR DE LOS NIÑOS DE ANDÚJAR EN EL CENTENARIO DE CORONACIÓN 2009”

La Corona se terminó la tarde del miércoles de Romería y se expuso en la Iglesia de Santa María en la Capilla del Greco en una urna especialmente construida para la ocasión después de una rueda de prensa que fue muy discreta y sin  mucha difusión puesto que ya estaba la Virgen en la Iglesia y como no podía ser de otra manera, acaparaba todas las atenciones.

La corona estuvo expuesta hasta el jueves por la noche que se le probó a la Virgen por primera vez después de la ofrenda de flores a las 1:15 hrs. de la madrugada al vestirse con el nuevo manto para el pontifical del día siguiente.

Nos gustaría reiterar, que en aquella noche se le probó la corona por primera vez a la Virgen y como era previsible al no haber tenido facilidades para probar antes las piezas, tuvimos muchos problemas de adaptación, sobre todo con el rostrillo que hubo que curvarlo en general con el peligro de que saltaran los engastes de las piedras y especialmente la corona del niño era demasiado grande y chocaba con el rostrillo. Para solucionarlo hubo que desplazar la estructura para poder encajarla. También comprobamos que las medidas de los imperiales eran más grandes de lo que habíamos proyectado inicialmente, por lo tanto decidimos que después de los actos del centenario tendríamos que ajustar bastantes cosas.

corona Virgen de la Cabeza oro

Después de hacer las pruebas por la noche la corona volvió a su vitrina para ser expuesta la mañana del viernes y hay que hacer mención a una anécdota que se produjo en esa mañana, donde nos dimos cuenta que se había caído una perla de un imperial de la corona de la virgen y se perdió, por lo tanto  tuvimos que sustituir la perla con urgencia y se le puso una de las perlas que venía en alguna joya de las donadas por algún devoto que, casualmente, coincidía con la medida y el color, por lo tanto una de las donaciones que se recibieron, por algún motivo, la Virgen quería llevarla en la celebración del Centenario.

En la tarde de aquel viernes de romería tan especial todos los devotos de la Virgen de la Cabeza podían ver por fin a la Virgen con la corona que nuca debió perderse y aunque la Virgen sea otra, recuperamos algo que hace justicia histórica de nuestra advocación.

El sueño de muchos hermanos de la cofradía de Andújar se cumplió pero la Comisión ni mucho menos había terminado la Corona. Quedaba ajustar y reformar todos los problemas que tuvimos y para ello se solicito otra prueba a puerta cerrada ya con nuevo rector del Santuario obteniendo un poco más de colaboración y se pudo trabajar para ver que rectificaciones se le debían realizar. Manuel Valera hizo un informe de las intervenciones que había que acometer con fecha de entrega para Noviembre de 2009 con motivo de la visita de la Santísima Virgen a la Santa Iglesia Catedral de Jaén.
La corona estuvo terminada y mucho más enriquecida para las celebraciones con motivo del Patronazgo sobre la Diócesis de Jaén en la Catedral. Se podía ver la nueva corona del niño mucho más ajustada, nuevas medidas de los imperiales de la Corona y ya se engarzaron todas las piedras que no dio tiempo en poner para la Romería.
Para el rostrillo se decidió ponerle el sistema de sujeción a base de unos pequeños tubos que se engarzan a la estructura interior de la Virgen igual que el rostrillo de plata copia de la Recoronación. Después de todos los actos se comprobó que esta pieza seguía rozándole la cara a la Virgen porque no se ajustaba a su contorno y para solucionar este problema se solicito otra vez una prueba definitiva para solucionarlo, ya que no se pudo hacer bien desde el principio y así hacer de nuevo la pieza interior del rostrillo.

manto recoronacion y corona Virgen de la Cabeza

Para adaptar la joya lo mejor posible a la cara se pidió al Santuario la mascarilla que se le hizo a la Virgen cuando se restauró, para así poder modelar la pieza al contorno real de la imagen, pero al verla nos dimos cuenta que lo que había en el museo era una copia de ésta en barro mermado y no coincidía con la medidas reales de la cara. Ante este malentendido, el rector del Santuario nos dice que el molde original no está en el Santuario, por lo tanto nos pusimos en contacto con José Luis Ojeda, que fue el restaurador de la Virgen y nos proporciona una mascarilla de la cara de un molde que aún conservaba, gracias a este molde se pudo hacer la pieza nueva. Se engarzan de nuevo todas las piedras y perlas y se le quitan las piezas para enganchar en la estructura y se vuelve a sujetar con cintas para su mejor aplicación, ahora se adapta fielmente a la cara de la Virgen.
Con esta intervención  se termina por completo el proyecto de la corona pero decidimos no cerrar la Comisión hasta que no diéramos todas las cuentas a los devotos y se decidiera lo que hacer con el oro sobrante.

En todo el proceso de realización de la corona desde su comienzo hasta la finalización total hay que hacer mención especial al trabajo desinteresado de Alfredo Fernández puesto que se llevo la parte peor de la comisión, los infinitos viajes a Córdoba para atender las necesidades de la obra.

Fuente:Artículo Mirando al Santuario.

CONCLUSIÓN Y CIERRE DE LA COMISIÓN

Para concluir toda esta crónica donde seguro se nos quedarán muchas cosas en el tintero que quizás podamos sacar en el futuro, queremos cerrar esta comisión con el orgullo inmenso de haber podio hacer algo de justicia histórica para con nuestra Virgen de la Cabeza. Toda la labor durante más de tres años no ha estado exenta de sinsabores y dificultades y sobre todo faltas de apoyo que solo se han basado en que no era una época propicia para derroches pero estas acusaciones nunca han tenido en cuenta que este fue un proyecto que se sugirió a los devotos de la Virgen no solo de los cofrades y si ellos respondía se llevaría a la realidad y si ellos no hubieran querido no se hubiera podido hacer. Por lo tanto nadie puede criticar los sentimientos de los demás y sobre todo cuando se hacen desde la devoción inmensa a la Virgen.

De otro modo, ha sido un gran satisfacción haber tenido la oportunidad de realizar tan preciada joya soldada fuertemente con sentimientos de cada uno de los que han participado y agradecemos enormemente la confianza que nos han prestado cada uno de ellos. Muchas gracias de corazón.

En el año del centenario pudimos ver la publicación de un libro de Juan Rubio y Andrés Borrego donde se nos describía todo lo que pasó en 1909 para la Coronación y describía el momento en el que se hizo aquella corona. Se tardó tres años en hacer la corona, frente a los tres meses actuales. La situación económica de la ciudad en aquella época era muy difícil y de hecho nos cuentan que se tuvo que retrasar la coronación por falta de recursos, por lo tanto no creemos que la corona de 1909 fuera tan rica como en un principio pensábamos, seguramente el oro estuviera muy mezclado en la aleación, puesto que tuvieron muchas dificultades para que los devotos lo donaran y las piedras que en un principio creíamos que se trataban de brillantes rosas por el color, al final dedujimos que se trataba de brillantes “talla rosa” que eran mucho más baratos, por lo tanto y sin  saberlo hemos hecho la corona de la coronación de 1909 con mucha más calidad de la que tuvo la Virgen en su coronación, porque tiene mucha más calidad de oro, con mucha mejor aleación (hay partes de 22 Quilates), incluso desde la comisión nos atrevemos a decir que también tiene más valor a nivel devocional puesto que participaron muchísimos más devotos con una ilusión que desbordo todas las previsiones y en un tiempo record.

A nivel económico también podemos estar orgullosos, al ser el proyecto más trasparente que se ha realizado en torno a la Virgen de la Cabeza y podemos asegurar que todos los recursos que se donaron han sido utilizados en el juego de coronas, incluso sobró un poco de oro y dinero que se utilizaron para el broche de la Rosa de oro que fue como un regalo más de todos los donantes.

Hay que mencionar de manera sorprendente como todo el pueblo de Andújar, incluso las Cofradías filiales y los devotos en general asumieron esta corona y la hicieron suya ya durante el año jubilar. Incluso antes de ver la corona terminada, ya aparecía en muchísimos balcones de la Ciudad de Andújar en las colgaduras que hizo la Cofradía con el diseño. Después de la Romería del Centenario se asumió la corona como símbolo del Año Jubilar hasta tal punto que se cambio el logotipo de la conmemoración por un anagrama geometrizádo de esta corona y un momento culminante de esta faceta, fue ver en el balcón de la Catedral de Jaén este nuevo logo de la corona simbolizando el Año Jubilar de la Virgen de la Cabeza.

Corona Cofradia Matriz Andújar

A modo de valoración de la corona y en pocas palabras podemos decir que esta presea es la más importante de la Virgen por lo que supone a nivel histórico, por su recuperación casi milagrosa para el centenario, por el valor devocional que le dan los cientos de donativos impregnados de sentimientos, han cargado de valores esta corona y claro está, por su valor económico que también representa un valor añadido muy importante que nos demuestra que se pueden conseguir cosas muy grandes uniéndonos todos, tiene más valor la donación de muchos que la de uno solo y casi es una declaración de intenciones de la Hermandad de Andújar.

Con esta crónica queremos hacer oficial el cierre de esta comisión, y queremos hacer entrega a la Cofradía de toda la documentación existente al respecto a todos los niveles desde artículos publicados en los medios, a cualquier dato que se conserve para que la Cofradía los custodie y puedan servir a las generaciones venideras.

De igual modo, se entregan a la Cofradía Matriz todo el material sobrante de piedras que poseían las donaciones, así como de metal que no pudo ser utilizado por no ser oro pero que sus donantes entregaron con la mejor de sus intenciones para contribuir a su realización.

En el día 05 del mes de Marzo de 2012 se disolvió la Comisión Pro-Corona 2009.

Artículo anterior recogido de la revista Mirando al Santuario.

CORONA 1909

La corona con la que se coronó nuestra Reina en 1909 era de un valor incalculable por su riqueza en oro y sobre todo en la calidad de las piedras preciosa que contenía, existe un acta notarial donde se nos describe de forma detallada aquella joya y la describe como una corona cerrada de 16 imperiales 8 grandes de decoración de acantos y un óvalo con las letanías y 8 pequeños de perlas solamente, los cuales la hacían muy peculiar. En el frontal aparecía el escudo de la ciudad de Andújar sobre el águila de brillantes, símbolo de San Juan que siempre ha aparecido en el escudo de Andújar mucho antes de la Guerra, como se demuestra en este caso. Estos elementos los sujeta un tambor muy elevado de acantos coronados de formas barrocas, todo decorado con mucha profusión de piedras preciosas. Naturalmente la corona del niño y el rostrillo de la Virgen seguían el mismo estilo.