Anuncio

Durante la Guerra Civil se produjo la desaparición de la imagen primitiva, hay varias leyendas sobre dónde puede estar la Virgen de la Cabeza. La mas popular es que en el asedio del santuario se escondió enterrándola.
Pero la versión mas veraz que apoyan historiadores es que la imagen la cogiera alguien después del asedio y a partir de ese momento la única noticia fue que la imagen se encontraba en el levante de España, siendo todo datos confusos que han aumentado la leyenda de la antigua imagen de la Virgen de la Cabeza.

Son muchas las versiones sobre la desaparición de la Virgen de la Cabeza. Todas las versiones coinciden en que la Virgen de la Cabeza durante el asedio al santuario estaba guardada en una habitación, dentro de una alacena junto con la Virgen del Pilar (patrona de la Guardia Civil) y posiblemente con alguna cosa más.

Hay que tener en cuenta que la imagen de la Virgen de la Cabeza de esa época es difícil de reconocer sin vestimenta.

Cuando el 1 de mayo de 1937 se terminó el asedio al Santuario todo quedó en ruinas. Fueron muchas las personas que en los días posteriores subieron hasta el Cerro para contemplar cómo había quedado el santuario. La corporación municipal rastrearon detenidamente las ruinas .. todos buscaban el tesoro más preciado en Andújar. (a)

Las versiones de lo que ocurrió apuntan a varias posibilidades:

  • Ocultación
  • Destrucción
  • Traslado

Virgen de la Cabeza antigua rostro

OCULTACIÓN VIRGEN DE LA CABEZA

Es la versión mas popular.

El hijo del capitán Cortes en su libro «La epopeya del Silencio» describe que su padre no ocultó la imagen.

Torres Laguna pública que el guarda Porras ve al Capitán Cortés con otra persona en los últimos días de la batalla con un bulto liado en mantas. Hay posibilidad que fuese la caja de la compañía con documentos y dinero para ocultar o la imagen.

Virgen de la Cabeza estampa antigua
Virgen de la Cabeza estampa antigua

OCULTACIÓN EN LA LONJA HOSPEDERÍA

 

Otra de las teorías dicen que en los últimos días de ataques en el asedio al Santuario cayeron dos bombas que caen entre uno de los aljibes (lo que actualmente es la lonja de la Hospedería) creando unos enormes huecos que después aprovecharían esos huecos mientras iban llegando el ejército junto con la Cruz Roja, entonces es cuando el Capitán Cortes manda que vayan enterrando a los niños ahí para que no se vea el espectáculo de muertos al llegar. Y ahí es donde dicen algunas teorías que depositaron a la Virgen de la Cabeza para que cuidara de los difuntos y de esos niños. Testigo de aquello fue una de las supervivientes de la familia “Chamorro Gomez” que luego llegó a ser famosa por ser la que en su casa de Bélmez salían las caras, caras que empezaron siendo las de su padre Guardia Civil que murió en el asedio al Santuario y que casualidades o no, fue enterrado en esa fosa. (a)

OCULTACIÓN ALFÉREZ

El hijo del alférez Carbonel que estuvo durante el asedio señalo un lugar de la posible ocultación, hace pocos años se realizaron las excavaciones pero no se encontró nada.

OCULTACIÓN EN CEMENTERIO CON TUBO

Algunas versiones cuentan la posibilidad que la Virgen de la Cabeza se ocultara enterrada en los tubos donde se enviaban los víveres, colocando la imagen en el interior del tubo, para protegerla recubierta de papel y manteca.

Se cuenta que está escondida en una de las fosas comunes del cementerio que hay en el Santuario. Más concretamente en la fosa nº5, donde se encuentran los últimos fallecidos del asedio (Comentan que dicha fosa está cercana a la pequeña capilla que hay en el cementerio). Se dice que la imagen estaba cubierta con papeles fuertes e impregnada toda ella de grasa consistente para evitar que la humedad deteriorase la talla. Siendo recubierta por un buen envoltorio de ropa y trozos de mantas y metida en un tubo metálico que había servido para enviar socorro aéreo durante el asedio. (a)

tubos-suministros-viveres Guerra Civil

OCULTADA POR DETERIORO

Otra hipótesis cuenta que la Virgen finalmente se encontró, pero no valía la pena que saliera a la luz ya que entonces, se desmontaría por completo la histórica hazaña del Capitán Cortes y con ello todo lo que sucedió en el Santuario. También se dice que como la talla primitiva tenía muy poco valor (artístico) y estaba tan estropeada, se decidió hacer una nueva mucho más bella y de más valor para así potenciar la historia de la Guardia Civil y de todo aquel que ha ido en busca de esa bendita y primitiva imagen creyendo en esa leyenda.

Fotografía gracias al facebook : El santuario de la Virgen de la Cabeza en la Guerra Civil

TRASLADO VIRGEN DE LA CABEZA

Según historiadores como Enrique Gómez esta es la versión mas posible por los documentos históricos que se conocen.

En el santuario durante el asedio se le daba culto a la Virgen del Pilar patrona de la Guardia Civil, esta imagen estaba en una alacena junto a la Virgen de la Cabeza.

Ninguna de las versiones podemos darle veracidad ya que son muy pocos los datos certeros que se tienen. La leyenda de donde esta la Virgen de la Cabeza antigua a perdurado y seguirá a lo largo del tiempo.

Fuentes:

(a) : Facebook – Una cita con la historia de la Virgen de la Cabeza de Andújar.

Virgen-de-la-Cabeza-antigua-en-templete

Según las noticias aparecidas en el ABC de la época (7 de Octubre de 1.939) decía que la Virgen había aparecido en la casa de un chófer en Valencia. Este  era el chófer de un comandante republicano que al finalizar el asedio recogió la imagen llevándosela.

Cuentan que este chófer era católico y al finalizar el asedio cuando subió al santuario con su comandante cogió la imagen y se la llevó oculta.

DESTRUCCIÓN VIRGEN DE LA CABEZA

Otra posibilidad es que el bando contrario tras finalizar el asedio del santuario destruyeran la imagen.

Se dice que el joven médico (Jose Liébana) en el interrogatorio sometido por las autoridades republicanas dijo de continuar dicho interrogatorio en el mismo Santuario. Ahí pudieron comprobar el estado en el que había quedado el edificio. Donde al llegar a las dependencias que alojaron a la familia del teniente coronel Iglesias, vio como las puertas de la alacena estaban rotas a golpes, quedando en el exterior restos de hogueras con trozos de ornamentos sagrados y en el suelo de la habitación el pequeño manto que tuvo puesto la imagen durante el asedio. (a)

CONCLUSIONES

Sea cual sea las hipótesis de la desaparición de la imagen de la Virgen de la Cabeza, el hecho es que sigue siendo un enigma que ha despertado y aún despierta el interés de muchos. (a)

Ninguna de las versiones podemos darle veracidad ya que son muy pocos los datos certeros que se tienen. La leyenda de dónde está la Virgen de la Cabeza antigua a perdurado y seguirá a lo largo del tiempo.

Fuentes:

(a) : Facebook – Una cita con la historia de la Virgen de la Cabeza de Andújar.

COMO ERA LA ANTIGUA VIRGEN DE LA CABEZA

Se ha especulado mucho sobre el aspecto que tenía la imagen original, perdida en los belicismos de 1936. Las descripciones formalistas que suministra la historiografía clásica quedan en entredicho por el simple hecho de haber estado la talla oculta a la directa contemplación, siempre envuelta con fuerte revestimiento de telas15. De todas formas, hay que cuestionar la idea de que su densa morenez obedezca a una Virgen Negra, asociada a la esotérica Diosa-Madre de tiempos neolíticos, o bien de procedencia bizantina, y menos a la descabellada creencia legendaria que la data de la época apostólica, labrada por San Lucas y entregada por el mismo San Pedro a San Eufrasio primer obispo de Iliturgi, una cuestión que quedó definitivamente desbaratada por Muñoz Garnica16.

Don José Pérez de Vargas, penúltimo Conde de Quintería, que acertó a verla libre de textiles, la describe como pieza de unos 35 centímetros, montada sobre castillejo de madera a modo de peana (algo que se aviene con lo que escuché referir al devoto Joaquín Colodrero que también la pudo contemplar sin aditamentos), desproporcionada de miembros, de abultada cabeza sobre largo cuello, peinada hacia atrás con raya en su mitad, a lo nazareno, sedente, de cortas piernas, con una fruta en la mano derecha y el Niño en el lateral contrario, bien sobre el brazo o erguido en el regazo, como apuntan ciertas personas que la palparon entre las que cuenta la que fuera hermana mayor, Susana Alonso.

El modelo, tallado en cedro, se ajusta perfectamente a la Theotocos, o Madre de Dios, muy generalizado en el románico y gótico, pero ya rompiendo la primitiva rigidez en favor de un realismo que le hace pronunciarse en expresión comunicativa con el Hijo.

Al desaparecer la Virgen y con ella la posibilidad de su directo examen, nos hace dudar, porque el modelo apreciado en las fotografías en nada concuerda con la rigidez reinante en los siglo XII y XIII, claro que es posible que se manipulara en los finales medievales con vista a revestirla de telas. Si eso fue así, entonces se le debió suprimir la corona de madera, consustancial con todas estas tallas, y quizá aplicar un retallado o sustitución de cabeza, y tal vez también del Niño, como Morales Talero apuntó. Efectivamente el rostro, de boca pequeña y carnosa, con el ceño algo fruncido, y los ojos de cejas arcadas, conjuga cronológicamente con la actitud dinámica de un Niño de cabello encaracolado que se anima contemplando a la Madre, totalmente ajeno a los que portan sobre su falda las imágenes marianas del alto medioevo.

Hay además dos cuestiones importantes que conviene referir: una es la intensa morenez del rostro, y la otra, esos elementos parlantes que Madre e Hijo portan en sus respectivas manos. El caso de la morenez, que le ha valido el apelativo de Morenita, ha servido para formular teorías, que pudieran encontrar legitimidad en la negra doncella del bello poema El Cantar de los Cantares. Todo esto sin tener en cuenta que tal circunstancia pudo deberse a agentes exógenos, como la oxidación de barnices, y sobre todo a la combustión de velas y de tantas lámparas de aceite que llegaron a arden en su inmediatez, estos factores añadidos, además, a la oscura tonalidad del cedro.

Virgen de la Cabeza antigua rostroEl tema es sumamente atractivo, si sabemos que ningún historiador clásico la describe como de rotunda negrura. Es más, desde los primigenios retratos literarios hasta los más postreros, observamos un proceso gradual de oscurecimiento. Un detalle que igualmente se observa en las obras de pintura, como veremos. Y así, por ejemplo, Pérez Guzmán, el último de estos autores, en pleno siglo XVIII, nos comenta que es morenita, pero apostilla de inmediato que… no es negra, ni tan oscura como algunos la pintan. O sea, no admite la negrura como elemento consustancial. De todas formas, la aseveración de Guzmán no se aviene con la de los que le preceden, lo que prueba con evidencia haber sufrido un progresivo azote de contaminación ambiental.

Nuestra tesis se confirma trayendo a colación las notas de los siguientes autores. Salcedo de Aguirre, casi un siglo y medio antes de escribir Guzmán, no dice nada al respecto, síntoma de que el color de la tez no le llamó la atención, sólo alude a la posesión de un rostro proporcionado de corte aguileño23. Rus Puerta, sin embargo, algo más tarde, sí nos afirma que el color es blanco, algo desvaído cuando se mira de cerca24. El adjetivo «desvaído» no se entiende bien en la acepción que lo usa, pudo referirse a un desgaste de la capa pictórica, pero también a un inicial envejecimiento o suciedad. Posteriormente, Salcedo Olid, en 1677, aclara que el rostro es amarillo, que tira un poco a moreno; o sea, la pigmentación había acusado el empeoramiento por la incesante impregnación de humos.

Con esto presente, hay que admitir, pues, que la negrura no era inherente.

Acordémonos al respecto de la Virgen de la Capilla, la patrona de Jaén, siempre ennegrecida, hasta la restauración de los pasados años ochenta en que, tras una limpieza, afloró la carnadura clara que muestra en la actualidad. Además, escasas son las tallas marianas medievales que presentan esa coloración. Asegurándonoslo ahí tenemos, entre otras, la amplia colección de vírgenes, muy tipificadas con la descripción que se le ha hecho, y fechadas en la transición al pleno gótico, que se muestran en el Museo de la Seo de Urgell, en pleno Pirineo leridano, tan inmediato al aragonés, de donde se ha apuntado que la nuestra pudo tener procedencia.

La otra cuestión, la de los simbólicos elementos parlantes de Virgen de la Cabeza antigualas manos, es tesis universalmente admitida que viene a traducir en el Niño-Dios su omnipotencia creadora del mundo, que nos muestra en la significante bola, globo u orbe. En cuanto a la Madre, es evidente que esa bolita roja alude el valor de Nueva Eva que redime a la Humanidad del Pecado Original. Es, pues, el símbolo de la manzana del Paraíso Terrenal. Algo que en la actualidad, ha sido tergiversado, hasta confundirlo, quizá en pos de la forma y color, con el madroño, fruta silvestre de rápido desvanecimiento en el paladar, considerado símbolo de los placeres fugaces, lo que se desvía de la gran misión teológica de María.

El equívoco no es reciente, algunos de nuestros clásicos han dudado. Salcedo de Aguirre lo confunde con una rosita. Rus Puerta, seguidor del anterior, titubea entre rosita o manzana colorada. Salcedo Olid es quien apunta que se trata de frutica colorada que parece madroño. Y así ha sido considerado con el beneplácito de los responsables del culto, que parecen como sentir complacencia en la exaltación de la flora autóctona.

Hasta el extremo de suplantarse la manzana hace unos años, y de forma oficial –o sea, con el plácet de la autoridad–, por un rico madroño de finos granates, con lo que se desvirtúa el sentido teológico de Santa María Madre de Dios.

Texto gracias a las investigaciones del historiador José Domínguez Cubero.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies