Anuncio

ROSA DE ORO

La última Rosa de Oro y más brillante fue concedida a la Santísima Virgen de la Cabeza que es venerada en la Basílica de Nuestra Señora. Patrona de Andújar por bula del Papa San Pío X el 18 de Marzo de 1909 y de la Diócesis de Jaén por bula del Papa Juan XXIII el 27 de Noviembre de 1959. En 2009 durante la celebración de su Año Jubilar, el Papa Benedicto XVI la condecoró con la Rosa de Oro, “singular privilegio” con el que el Papa reconoce el Patronazgo sobre la Diócesis de Jaén, la profunda devoción con la que es venerada y la amplia Historia de su Romería, la más antigua de España. 1

Le fue impuesta por el Obispo de Jaén, Don Ramón del Hoyo López el día 22 de Noviembre de 2009 en la Santa Iglesia Catedral de Jaén. Es la primera Virgen de España que la recibe, algo que también forma parte de la Historia de esta deslumbrante joya de la cristiandad que cuenta con 963 años de existencia. 1

Rosa de oro Virgen de la Cabeza

¿Qué imagen tiene el reconocimiento de Rosa de Oro en España?

La Virgen de la Cabeza es la única imagen en España que tiene el reconocimiento Papal de Rosa de Oro.

¿Que es la Rosa de Oro?

La Rosa de Oro es una condecoración otorgada por el Papa a personalidades católicas preeminentes, usualmente reinas, también la han recibido algunas advocaciones de la Virgen María.

¿Quien creo la Rosa de Oro?

La distinción fue creada por el Papa León IX en 1049.

¿Quien recibe la Rosa de Oro?

Esta distinción inicialmente lo recibían reyes y dignatarios, después casi exclusivamente reinas. Y últimamente, imágenes marianas en algunas de sus advocaciones.

¿A que reinas se les ha concedido la Rosa de Oro?

Entre las reinas que la recibieron se encuentran María Cristina de Austria, reina regente de España (León XIII, 1886); Isabel I de Brasil (León XIII, por liberar a los esclavos en 1889), y Victoria Eugenia, consorte de Alfonso XIII en 1914, por Benedicto XV.

¿Que virgenes tienen concedida la Rosa de Oro?

Después del Concilio Vaticano II la condecoración pontificia pasó a ser regalo de los papas a las vírgenes :Fátima en 1965 por Pablo VI; Aparecida en Brasil, en 1967 por Pablo VI; de Luján en 1982 por Juan Pablo II; de Guadalupe; de Loreto; de la Evangelización en Lima, Perú, en 1988, por Juan Pablo II; de Jasna Gora en Czestokowa, Polonia, en 2006 por Benedicto XVI; Aparecida en Brasil, en 2007, por Benedicto XVI, y Pompeya en Italia, en 2008, por Benedicto XVI y Virgen de la Cabeza en España en .

Sobre la “Rosa de Oro”, existe un bello relato romántico, escrito en el siglo XIX por el escritor español Leopoldo Alas (Clarín), centrado en este regalo papal y en el robo que sufrió la iglesia de San Mauricio y de Santa María Magdalena, en Hall (Europa Central), donde se guardaba, como el tesoro que era, una “rosa de oro” (gemacht vonn golde, dice un antiguo código) regalo de León X a la Iglesia que se extendía por aquellos lugares.
Según este relato, que probablemente se basa en leyendas del lugar, la rosa fue robada de la iglesia por un joven para regalarla a la dama de sus amores.
Ésta, cuando se dio cuenta de la locura del joven, peregrinó a Roma para devolverla al Papa. El Obispo de Roma retuvo la rosa, tranquilizó a la joven y la devolvió a su país con una generosa limosna para el viaje y para aquella iglesia.
Años después, la rosa llegó como regalo del Papa a María Blumengold, que así se llamaba la peregrina.
El Papa bendecía antes de Pascua, en el domingo de Laetare, las de oro, que luego enviaba, con sus embajadas, a reinas y otras damas ilustres que se habían distinguido en la protección a la Iglesia o la defensa de los débiles; también a las iglesias predilectas y a las ciudades amigas.

HISTORIA ROSA DE ORO

Fue creada por el Papa León IX en 1.049, que queriendo bajo el dominio directo de la Santa Seda el célebre monasterio de Santa Cruz de Alsacia, que había sido fundado por sus abuelos y sobre el cual tenía derechos de patronato, el monasterio se obligó por un tratado a enviar todos los años al mencionado papa y a sus sucesores el cuarto domingo de cuaresma, una rosa de oro o dos onzas del mismo metal. 1

Como su nombre indica, consiste en un rosal de oro con flores, botones y hojas, colocado en un vaso de plata renacentista en un estuche de oropel con escudo papal. El Papa la bendice el cuarto domingo de cuaresma, la unge con el Santo Crisma y la inciensa, de modo que es un sacramental. 1

Cierto que en la concesión de esta condecoración no se han llevado unos estrictos criterios de equidad, porque a los largo de los años han sido distinguidos con el preciado galardón algunos personajes a los que la Rosa de Oro de la Cristiandad les queda fatal. El caso más escandaloso es el de Enrique VIII que la recibió tres veces, una de Julio II, un papa guerrero, político, estratega, manipulador, absolutista y maquiavélico, que bien pudiera habérsela entregado a Miguel Ángel cuando terminó el techo de la Capilla Sixtina, hubiera quedado mejor. 1

La segunda rosa se la otorga el Papa León X en 1515, con idea de hacerle la “rosca” a ver si consentía casar a la hermana del Rey mujeriego y azote del cristianismo, con Luis XII, pero no lo logró. La tercera se la da el Papa Clemente VII, en 1524 por alguno de sus tratos particulares, luego lo excomulgaría en 1530 y se quedó tan pancho. Casos como este hay alguno más, pero también podemos destacar otras Rosas de Oro verdaderamente gloriosas. Un tal Menaldo Guerra, corsario vizcaíno, se había apoderado de Ostia y su castillo bajo bandera francesa, cerrando el Tiber y sometiendo a contribución a Roma. Las tropas españolas atacan y toman Ostia y su castillo, y el Papa Alejandro VI en el año 1497, concede a Gonzalo Fernández de Córdoba y Aguilar, duque de Santangelo, Terranova, Andría, Montalvo y Sessa, llamado por su excelencia en el arte de la guerra “El Gran Capitán”, la Rosa de Oro de la Cristiandad. 1

El papa Rodrigo de Borja era valenciano, alcanzó el poder gracias al nepotismo y a sus tejemanejes, pero a los españoles siempre hubo de estarle agradecido porque mientras él estaba a sus apaños, los españoles defendían la cristiandad en todo el orbe. Por ello volvió a conceder otra Rosa de Oro en 1500, nada menos que a Isabel la Católica; por sus virtudes cristianas, la conquista de Granada, la expulsión de los judíos y la cruzada contra los musulmanes, recibió junto a su esposo Fernando, el titulo de Reyes Católicos que también les concedió el Borjia. La supuesta vida de santidad y beatitud de sus escritos han hecho plantearse en numerosas ocasiones su posible canonización por la Iglesia de la que era fiel y amante hija. 1

  1. Mirando al Santuario 2012- Juan M Barrero Macias
Rosa de oro otorgada a la Virgen de la Cabeza
Papa con Rosa de Oro Virgen de la Cabeza

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies