ICONOGRAFÍA

La iconografía a la Virgen de la Cabeza va variando con el tiempo, es importante reseñar que nuestra imagen no ha sufrido grandes evoluciones.

La ropa de la Virgen de la Cabeza ha ido adaptándose a la morfología de la imagen , en otras devociones las imágenes han sufrido mutilaciones para poder ponerle esas ropas, tenemos la suerte que la imagen de la Virgen de la Cabeza no ha sufrido a lo largo de su historia modificaciones.

La imagen se ha venerado a lo largo de los siglos y ha ido variando acorde a los gustos estéticos de cada época , con variaciones en su vestimenta que podemos ver en los cuadros y antiguos grabados.

El color moreno en la cara y manos de la imagen a generado en el apodo «La Morenita».

SIGLO XX después Guerra Civil

En esta época se realizaron unos cambios iconográficos que han marcado diferencias con la iconografía a partir de la Guerra Civil.

Al desaparecer la antigua imagen se realizó una nueva talla (1944). En la antigua talla se veía una pequeña inclinación de la cabeza hacia la izquierda, en esta nueva talla la cabeza de la Virgen la podemos ver recta.

Esta nueva talla realizada por José Navas Parejo está realizada en madera policromada y estofada en oro. La iconografía representada a la Virgen de la Cabeza sentada sobre un pequeño sitial sin respaldo, sosteniendo al Divino Hijo en su brazo izquierdo, mientras con el derecho ofrece un madroño dada la abundancia de este fruto en la sierra.

Virgen de la Cabeza sin vestir 85-65,5-32

La Imagen de María viste túnica carmesí ceñida con un pequeño cíngulo o efed de líneas verticales, al gusto hebreo, manto azul estofado en oro, en alusión a la Encarnación y a su Inmaculada Concepción y tocado blanco que deja ver el cabello moreno partido en dos que le cae sobre los hombros.

El Niño Jesús viste túnica clara como redentor del género humano y lleva en su mano izquierda una esfera dorada que representa al mundo y simboliza la idea de Jesús hombre y salvador.

Después de la Guerra Civil a la imagen de la Virgen de la Cabeza se le añade a sus vestimentas el fajín (1950), laureada de San Fernando (1950) y bastón de alcaldesa perpetua de Andújar (1959).

Iconografía actual Virgen de la Cabeza de Andújar
Fotografía gracias a Vicente Menor A.- Cofradía Matriz

Desgraciadamente no hemos podido ver la imagen sin estos ornamentos y condecoraciones. En la fiesta de la aparición de 2015 la Cofradía Matriz intento que la imagen procesionara sin las insignias y distintivos de los honores civiles y militares (como se pudo ver durante muchos siglos antes) pero las autoridades eclesiásticas no se lo permitieron.

SIGLO XVIII, XIX y principio del XX

En esta época la imagen de la Virgen de la Cabeza toma el aspecto iconográfico que tiene actualmente, la cual que casi no han variado a lo largo de cientos de años, sobre todo por su tener la imagen una forma triangular y por su resplandor-rafaga con forma de ocho.

Durante el siglo XIX podemos ver una estética en su vestimenta con mantos abombados y acampanados.

En las fotos y grabados se puede apreciar una pequeña inclinación de la cabeza al lado izquierdo, además de pequeños deterioros en el rostro. Es muy posible que estos deterioros que se pueden percibir en la antigua imagen se produjeran por el paso de los años, teniendo en cuenta que la imagen se procesiona todos los años en romería y estos actos pudieran haberlos producido.

En el siglo XVIII la estética en la vestimenta es de estilo barroco.

Virgen de la Cabeza

SIGLO XVII

Por las litografías y pinturas podemos constatar la iconografía de la Virgen de la Cabeza en el siglo XVII.

En el siglo XVII se veneraba la imagen con estética de las reinas de los Austrias – de los Habsburgos. Como podemos ver en esta imagen la Vírgen de la Cabeza se visten como las reinas de la época, intentando dar un halo de divinidad, majestuosidad y realeza.

Virgen estilo rococó

En las siguientes litografías puede ver la imagen de la Virgen de la Cabeza vestida esto rococó.

SIGLO XVI

Hasta la actualidad se ha parecido mucho su aspecto triangular. Durante estos siglos se podemos apreciar en los grabados su forma triangular que forma el manto y ha continuado a lo largo de su historia.

Un elemento característico en al Virgen de la Cabeza en la antigüedad es un resplandor como un sol rodeando la cabeza y corona, era un círculo con ráfagas-rayos.

En estos grabados podemos ver el rostrillo formado con una especie de tela bordada o encaje, este tipo de rostrillo vienen de las antiguas gorgueras. Este elemento (rostrillo) fue evolucionando decorando con pedrería y después realizandolos en metal.

En otros grabados podemos ver la Virgen vestida al estilo habsburgo, manto sobre los hombros que incluso el manto cubre las manos de la imagen, con toca que cubre la cabeza ( toca de Papos) y que también cubre el manto las manos de imagen.

ICONOGRAFÍA IMAGEN PRIMITIVA

El único testimonio que tenemos actualmente de cómo era la primitiva imagen de Virgen de la Cabeza es de D. Rafael Pérez de Vargas y del Río (Hermano Mayor 1920-1922), conde de la Quintería, el pudo contemplar la imagen sin sus ropajes y la describió que era de estilo bizantino sentada en un trono,con la cabeza desproporcionada con el cuerpo y el cuello delgado, las extremidades inferiores muy cortas, con una altura real de unos 35 cm.

En primera epoca medieval seguramente primero se expondría la imagen sin vestir. Seguidamente se le pondría manto pero no saya, ya que las sallas empiezan a utilizarse a partir del siglo XVI.

En la antigua imagen de la Virgen de la Cabeza se puede percibir su iconografía tras sus vestiduras, nos muestran la imagen como figura que porta al Divino Infante en su brazo izquierdo, que queda oculto, mientras que con el derecho le ofrece una manzana como fruto de salvación, convirtiéndose así en la Nueva Eva. El Niño tiene en su mano izquierda una pequeña bola, representando al mundo, y simbolizaría la idea de Jesús como Señor de toda la tierra, mientras que el brazo derecho descansa oculto, en el hombro de la madre.

Sección con aportes gracias a Pedro Palenciano, Tomás de Jesús Porras y Enrique Gómez Martínez.

El pintor Manuel Prados realizó unas pinturas y escultura interpretando como sería la antigua imagen, teniendo en cuenta las descripciones y fotografías.