FIESTA DE LA APARICIÓN

HISTORIA DE LA FIESTA DE LA APARICIÓN

La fiesta de la Aparición comenzamos a celebrarla en torno a los años previos de la preparación a la conmemoración del VII Centenario en 1927. Los actos y cultos eran mucho más sencillos que ahora. La Cofradía Matriz la tarde del día 11 de agosto visitaba a la Virgen en su capilla de Andújar y después se trasladaba la comitiva hasta el “Cuadro de la Virgen” desde donde iniciaban el camino en automóvil (los pocos que podían disponer de él) hasta llegar al Santuario y celebrar en la medianoche los cultos en honor a la Virgen y visitarla en su camarín.

Después de la guerra civil la celebración comenzaba al amanecer del 12 de agosto con repique de campanas en Andújar, reuniéndose la Cofradía Matriz en el domicilio del Hermano Mayor y acudiendo en corporación hasta la el Templo de Santa María la Mayor donde se celebraba la Misa de Alborada dedicada a la Virgen, ante el altar que en este templo, la Casa de la Virgen en Andújar, venera a la Patrona.

A partir de mediados del siglo XX, se retoma la peregrinación al Santuario para celebrarla Aparición: En el año 1957, se celebra a la medianoche del 11 al 12 de Agosto el Rosario de Antorchas por las calzadas. Al llegar a la cumbre se realiza una representación de la Aparición sobre las peñas que anteceden a la lonja del Santuario. A continuación Exposición del Santísimo y Hora Santa Mariana, para culminar con la Misa Solemne a las dos de la madrugada que culmina con la procesión del Santísimo bajo palio hasta la lonja. Para la representación de la Aparición en esos años se utilizaba un cuadro de Luis Aldehuela sobre el que se proyectaban efectos luminosos y los textos de los distintos años eran de Joaquín Colodrero, Francisco Calzado y Radio Popular de Jaén, que utilizó efectos sonoros para realzar la escenificación, y Jaime de Foxá. La representación durante esos años también se celebró desde el balcón del Santuario e incluso desde el interior del templo.

En esos años, a la Cofradía Matriz se van uniendo Filiales en la Fiesta de la Aparición. En 1968 tiene lugar la primera ofrenda de las Cofradías Filiales durante la misa, que después, con la masiva asistencia de cofradías, se trasladó al acto de la presentación.

En 1976 se suprime la representación de la Aparición por la procesión de la Virgen por las calzadas, siendo Hermano Mayor de la Cofradía Matriz Bonoso Rubio. La celebración de la Misa se traslada a la plaza del poblado. Es de destacar en estos años la gran labor organizativa en los actos del grupo de cofrades “Caballeros Servidores de la Virgen” y la celebración de la Asamblea General de las Cofradías, coincidiendo con la celebración de la Aparición.

En 1980 la Virgen se traslada al balcón del Santuario y de nuevo una alocución relata el milagro de la Aparición y la misa ya se celebra en la explanada del Santuario para después continuar la procesión. En 1981, la Junta de Gobierno de la Cofradía Matriz debate si trasladar la Fiesta de la Aparición al fin de semana más próximo para facilitarla asistencia a las Cofradías Filiales y a los devotos, acordándose finalmente mantener la fecha tradicional del 11 al 12 de agosto, quedando el programa de actos y cultos de La Aparición a criterio del Hermano Mayor Abelardo Cañones, el Secretario y el Tesorero.

En 1985, recoge el libro de actas de la Cofradía Matriz en sesión de Junta de gobierno de 10 de julio, el desarrollo de los actos será Rosario por las Calzadas, Santa Misa, procesión de la Virgen y Besamanto. En 1988, La Junta de Gobierno acuerda que La Misa se celebre sobre las cocheras de la explanada y desde allí se inicie la procesión. Después se oficiaría en el Arco, explanada del parador y de nuevo volvió a la azotea de las cocheras hasta la actualidad.

Después de restaurada la imagen de la Virgen en el mandato del Hermano Mayor Francisco Expósito Mena a principios de los años 90, la Cofradía decide que la Virgen luzca la talla en la Aparición, yendo solo cubierta por el manto y la corona. Esta forma duró pocos años, pues la imagen sufría al ir descubierta en los traslados del camarín alas andas. Desde entonces el esquema de la celebración se ha mantenido hasta ahora, cambiando tan solo el rezo del Rosario que al ser ya prácticamente total la asistencia de las Cofradías Filiales con la Matriz a los actos que organiza, el Rosario se celebra desde el Año Jubilar del Centenario con la Virgen ya entronizada en el Altar y todas las cofradías entorno suyo.


MIRA ESTOS OTROS ARTÍCULOS QUE SEGURO TE INTERESAN: